¿Qué es el GLP?

 

El GLP o Gas Licuado de Petróleo, mejor conocido como gas en cilindro o gas propano, es un combustible que proviene de la mezcla de dos hidrocarburos principales: el propano (C3H3) y el butano (C4H10) y otros en menor proporción. Es obtenido de la refinación del crudo del petróleo o del proceso de separación del crudo o gas natural en los pozos de extracción. Los gases que componen el GLP son los productos que se desprenden a lo largo del proceso, quedando libres de azufre, plomo y con bajo contenido de carbono, convirtiéndolo una energía limpia, amigable y socio de los recursos naturales renovables.

Esta mezcla de hidrocarburos permanece gaseosa en condiciones ambientales, pero se convierte a un estado líquido cuando se somete a presiones moderadas, lo que facilita su transporte y no requiere de grandes infraestructuras ni complicadas redes para su distribución, haciéndolo muy atractivo para consumo en áreas remotas y/o rurales donde las redes de Gas Natural no pueden llegar, acercando las comunidades alejadas a una energía moderna.

Como la energía del GLP se condensa en espacios reducidos, cada galón llega a contener 92.000 Btu a diferencia del Gas Natural que sólo alcanza los 32.000 Btu.

 

Como el GLP no tiene color ni olor, por razones de seguridad antes de ser almacenado se le agrega una sustancia llamada Mercaptano, la cual le da ese olor característico, facilitando su detección en caso de fugas o escapes.

 

Características y usos

El GLP tiene 110 octanos, lo que le profiere características similares a la gasolina pero produce menos contaminantes tóxicos como el monoxido de carbono y el anhídrido sulfuroso, por lo que ayuda a minimizar la contaminación del medio ambiente.

Algunas de sus otras características son:

  • Es incoloro en estado líquido.
  • Su poder calorífico supera otros combustibles como el gas natural  y los alcoholes derivados de la biomasa.

 

USOS

Su mayor uso se da principalmente como combustible, pero la variedad de usos va desde propelente para aerosoles hasta refrigerante industrial.

Cuando se utiliza como combustible, sirve en procesos industriales para sistemas tanto de enfriamiento como de calentamiento, para producción de vapor y como combustible para motores.

En otros procesos como los del hogar se utiliza para la cocción de alimentos, ya que correctamente combinado con el aire, no genera hollín ni da mal sabor a las preparaciones.

Cuando se usa como combustible de vehículos automotores, se le conoce internacionalmente como Autogas, una alternativa con mucho potencial y aceptación ya que alrededor de 20 millones de vehículos en el mundo, circulan utlizando este tipo de energía. En Colombia esta alternativa está próxima a desarrollarse.